Hacer las paces, una necesidad en nuestros días

De seguro concordara que hay muchos factores que contribuyen a que no gocemos de una paz plena en nuestros días, además de las circunstancias que rodean la pandemia hay muchos factores.

Entre ellos está las actitudes egoístas con las que a veces tenemos que luchar. Muchas veces priorizamos ganar una discusión que conservar  La Paz.

En su caso ¿Se esfuerza por conservar la paz? Si no es así ¿qué puede ayudarnos a mejorar y así conservar buenas relaciones con aquellos que nos rodean?

Sin embargo, esforzarnos por conservar La Paz puede ser especialmente útil en este tiempo pues la tranquilidad que viene de ello vale la pena.

La importancia de conservar la paz

Algunas veces lo que contribuye a causar problemas es que se toman decisiones precipitadas que se convierten en situaciones que más tarde podríamos lamentar.

Podemos ilustrarlo con un caso de la vida real que muestra lo que puede ocurrir a cualquiera de nosotros sino tomamos acciones para conservar la paz.

Manuel y Antonio eran dos buenos amigos y vecinos. Un día Antonio realizó una fiesta que duró hasta altas horas de la madrugada, Manuel fue a reclamarle de mala manera lo que ofendió a Antonio y dejaron de hablarse.

Esto es más común de lo que parece, pero eso no lo hace agradable de hecho amistades de años se han arruinado por situaciones que pudieran haberse evitado.

Poniéndole la lupa al ejemplo anterior ambos obraron de forma incorrecta, porque en primer lugar Antonio fue desconsiderado, segundo Manuel reclamo de mala manera.

Tercero, ambos perdieron la calma y por último ninguno de los dos quiso ceder, por lo cual no fueron razonables. Y esta es una de las mayores causas de enemistad: No admitir los errores.

Algunos se cierran la posibilidad de resolver los asuntos por orgullo, pero como dicen los cerrajeros Viladecans expertos “no hay puerta que no se pueda abrir cuando se tienen las herramientas adecuadas”.

Por eso es importante saber identificar las herramientas que nos permitan cambiar la manera en que resolvemos los asuntos y de esa forma buscar la paz cuando se presenten situaciones difíciles.

Si bien es cierto que hay factores asociados a la crianza y de otra índole podemos mejorar si nos proponemos a fin de conservar la paz en nuestras relaciones interpersonales.

Podemos mejorar y ser más pacíficos

Por su puesto no podemos culpar siempre a las circunstancias pues el querer mejorar y poder hacerlo está en nuestras manos y lo que es más contribuye a nuestra salud mental.

En un tiempo tan difícil es valioso hacer las paces, cuando tenemos el hábito de resolver conflictos de forma pacífica nos beneficiamos tanto nosotros como quienes nos rodean.

Una manera de ser pacificadores es esforzarnos por controlar lo que decimos, queremos utilizar el don del habla para animar y confortar no para derrumbar y herir.

En el caso de muchos les ha resultado útil evitar expresarse cuando están alterados, lo cual resulta generalmente en que incurra los en habla irreflexiva.